miércoles, 24 de noviembre de 2010

MONÓLOGO DE ADRIÁN

Hoy a la hora del desayuno se ha acercado Adrián a mi se ha puesto a contarme todo esto, yo no he abierto la boca y se ha callado porque ha escuchado la sirena para irnos al patio.

Yo un día fui a Lanzarote y había de "to", había bar, "antobus", no no antobus no, trenes que iban por la carretera y en el bar había gente que bailaba y había un molino en el agua. La gente toda loca perdida bailando y hombre me subió al escenario y bailé con la guitarra, pero no guitarra de verdad. Entonces mi madre también vino conmigo, había dos peceras que no tenían "bujerito" y había peces y otra en el molino y allí me pusieron una cama. Había muchas cosas, había un hotel, entonces mi padre..., yo entré con mi madre donde estaba mamá y había un hombre explicando cosas que yo no sé y mi madre me cogió, me sacó "pa" fuera y me quedé con mi padre y con el amigo de mi padre jugué al pilla pilla.
Había dos piscinas, una con chorro de agua y dos toboganes. También fui al Timanfaya, que no echaba fuego, porque estaba con el tapón de arena y cuando quitaban el tapón de arena echaba fuego, eso lo quitaban hace muchos muchos años, cuando yo no estaba en Timanfaya y también cuando estaba (el tapón de arena) yo fui con mi madre y mi padre.
El molino daba vueltas cuando hacía calor y había escaleras y escalones en el hotel, donde yo viví un ratito, porque me tenía que ir a mi casa.

Tocó la sirena se dio media vuelta y se puso en la fila, pero esta vez sin decir nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada